La regulación IMO 2020 es la nueva normativa aprobada por la Organización Marítima Internacional que obliga a las navieras a utilizar fuel oil con un contenido máximo de azufre del 0.5% masa/masa frente al actual 3.5%, para reducir las emisiones de este contaminante.

Como freight forwarder global, Europartners Group invitamos al partner estratégico Maersk, la más grande transportadora de contenedores del mundo, para en conjunto aclarar temas relacionados a la nueva regulación de la Organización Marítima Internacional (OMI o IMO, por sus siglas en inglés).

El webinar, realizado en agosto de 2019, es una de las fuentes de información más completas sobre la normativa que trata de la reducción de emisiones de óxido de azufre. La norma entrará en vigor el 1° de enero del 2020.

Para compartir conocimiento con la comunidad internacional, preparamos este artículo con los principales detalles presentados en la conferencia en línea.

Puedes también acompañar la grabación completa en el canal de Europartners Group en Youtube.

“En nuestra vida diaria, el tema del cambio climático está tomando mayor relevancia. De la misma manera, en el ámbito logístico se comparte la preocupación. Por tal motivo, la Organización Marítima Internacional ha estado trabajando en la reducción de las emisiones de azufre”, explica Michele Lira, líder de importación marítima de Europartners Group.

La solución: el convenio Marpol

“La OMI pretende hacer a la industria marítima más verde; por lo tanto, está incorporando nuevas regulaciones para reducir la contaminación del aire, reducciones en alta mar, así como en áreas costeras, resultando en envíos mucho más ecológicos. Esta regulación es solo el principio, porque la OMI anunció su visión de que para el 2100 alcance cero emisiones”, comenta Michele Lira.

Los hidrocarburos que se utilizan como combustible para los buques, derivados del petróleo crudo, contienen azufre (SOx). Al momento que se realiza la combustión, el azufre se libera a la atmósfera, junto con el resto de las emisiones de los barcos.

Está comprobado que esas emisiones de azufre son perjudiciales para la salud humana, causando enfermedades respiratorias. Pero no solo eso: al afectar a la atmósfera, en el peor de los escenarios puede ocasionar lluvia ácida, afectando cultivos, vegetación y la fauna en el mundo.

Desde 2005 la OMI implementó una serie de reglas para reducir las emisiones de azufre, condensadas en el Convenio internacional para prevenir la contaminación por los buques (Marpol), el cual indica que para el 1º de enero del 2020 todos los buques, de cualquier tamaño, tendrán que usar fuel oil reglamentario.

La reducción será sustancial. Así, se podrá reducir el impacto de los contaminantes en un 80%.

“En 2020, tendremos que disminuir de 3.5% a 1% el nivel de emisiones de nuestros combustibles”, explica Sebastián Gómez, comercial de Maersk.

“Viene un cambio importante, en el que vamos a estar utilizando combustibles más refinados. En las zonas reguladas, cerca de áreas costeras dónde hay población, por ejemplo, el nivel de azufre no puede pasar de 0.1%. Los ejemplos son la costa de Estados Unidos, China y norte de Europa. Lo que estamos buscando en Maersk es transparencia total en el cálculo de este nuevo costo”, declara Gómez.

Consecuencias para el sector logístico

Cumplir con la nueva regulación de bajo contenido de azufre hará que la industria sea significativamente más ecológica, pero tendrá un impacto significativo en los costos de los servicios.

“Las navieras no pueden absorber el incremento de costos de la nueva regulación de la OMI; por lo tanto, será trasladado a los clientes”, explica la líder de importación marítima de Europartners Group. “Lo que podemos hacer es justamente compartirles la información, detalles de cómo se estará calculando este costo para pronosticar el impacto en los presupuestos que se tenga para los fletes marítimos y sus componentes. De esta manera, los clientes pueden organizarse para ajustar las estimaciones de transporte y el costo directo que se tiene en los precios de sus productos”, completa Michele Lira.

Existe una incertidumbre significativa con respecto a los precios del combustible de 2020. Sin embargo, los precios aumentarán bastante a la luz de un criterio de emisiones más estricto y, por lo tanto, traerá consigo la necesidad de una mayor capacidad de refinación y técnicas de refinación más sofisticadas para combustibles marinos.

Medidas aplicables por las navieras

Se espera que la gran mayoría de la flota global cumpla con la nueva regulación para el 1º de enero del 2020. En general, las navieras están trabajando para eso con base en tres alternativas:

  1. Utilizando un combustóleo compatible con un contenido de sulfuro que no exceda el 0.50%.
  2. Si excede el 0.50%, utilizan un equivalente o, por ejemplo, instalan depuradores (scrubbers), que son sistemas de limpieza de gases de escape.
  3. Utilizando un combustible alterno. Por ejemplo, el gas natural licuado (liquified natural gas – LNG) o metanol.

En todos los casos, los costos incrementarán, porque ambos los combustibles compatibles como las inversiones en nuevas tecnologías serán costosos.

Combustóleo LSFO

La estrategia que la mayoría de las navieras estarán utilizando está relacionada a los combustibles bajos en azufre (low suffer fuel oil – LSFO). Algunos puntos importantes para considerar de esta medida son:

  • Es la solución más ecológica al momento
  • Mayor precio del combustible
  • Mayor gasto operativo
  • Aún no está disponible en todos lados

El costo total a la industria naviera aún es incierto. Algunas fuentes externas estiman que el costo adicional seria de hasta USD 15 mil millones de dólares, pero la empresa alemana de contenedores y transporte marítimo Hapag-Lloyd reporta que podría subir a hasta USD 60 mil millones de dólares.

Por el momento, las primeras navieras en dar visibilidad del impacto de costos son exactamente uno de los invitados de este webinar, Maersk, y Hapag-Lloyd. Para la primera, el costo de combustible por cumplir podría exceder los USD 2 mil millones anuales, mientras que Hapag-Lloyd indica que podría implicar USD 1 mil millón de dólares anuales para la compañía en los tres primeros años, basados en la suposición que el LSFO 0.5% se mantenga en un rango entre USD 250 y USD 300.

Empresas como Shell han lanzado comunicados sobre su preparación para el 2020 y desarrollado una variedad de productos para las navieras, como gasóleo marino (MGO), gasolina con muy bajo sulfuro (VLSFO), suministro de combustible en puertos claves, suministro de fuel oil alto en azufre (HSFO) para buques con depuradores abordo y gas natural licuado.

Estas empresas ya se encuentran realizando pruebas a los combustibles con 0.50% en conjunto con las navieras, para que se puedan resolver dudas y revisar la compatibilidad y la posibilidad de manejo de estas opciones de productos.

“La mayoría de los buques se espera que estén operando con fuelóleo bajo en azufre (LSFO)  para el 1º de enero – es decir, alrededor del 90% de la flota global – porque es la medida mas económica y práctica para lograr el cumplimiento de la norma en el corto tiempo”, comenta Michele Lira.

En noviembre de 2019, desde Europartners Group enviamos a nuestros clientes la actualización de precios de algunas navieras.

Depuradores (Scrubbers)

Los depuradores (o scrubbers) son una solución provisional. Forman parte de la segunda opción de las navieras para cumplir con la regulación IMO 2020.

Algunas particularidades de esta opción son:

  • Necesita una menor inversión de capital. Sin embargo:
    • Genera un mayor consumo de combustible.
    • Aumenta las emisiones de CO2.
    • Aumenta la contaminación del agua.

Navieras como MSC, One y Maersk están realizando fuertes inversiones en instalar depuradores en algunos de sus buques, en algunas rutas y regiones.

Hapag-Lloyd reporta que la instalación de un scrubber cuenta entre 7 y 10 millones de dólares por buque, y ellos estarán invirtiendo en una cantidad limitada de buques con depuradores.

Gás Natural Licuado

El Gás Natural Licuado (GNL o LNG, por sus siglas en inglés), como combustible marino, se está expandiendo a nivel mundial con el crecimiento de las ubicaciones de los búnkeres y la ampliación del segmento de buques alimentados con GNL.

Se están desarrollando ubicaciones clave de suministro para servir combustible GNL a los clientes. El combustible GNL es limpio y tiene un costo competitivo. ¿Las desventajas? Falta de infraestructura suficiente y altos gastos en capital.

Hapag-Lloyd compartió que convertir un buque grande para que sea LNG cuesta entre 25 y 30 millones de dólares, por lo tanto, una parte pequeña de su flota es la que se estará cambiando a esta modalidad, con buques nuevos. Hamburg Sud dice que solo los buques nuevos tendrán esta opción, de forma limitada. En redes sociales, CMA CGM muestra que, al momento, cuenta solamente con tres buques LNG en su flota.

Compromiso Europartners Group

El cumplir la regulación traerá un beneficio significativo al medio ambiente y a la salud humana, al reducir la contaminación por azufre del envío en más de un 80%.

“Incluso con la nueva regulación, el envío de contenedores es el modo más competitivo en cuanto a costos para el transporte de mercancías, ya que el precio del transporte es solo una fracción de los precios al consumidor”, aclara Michele Lira. “La forma de calcular el costo de combustible será transparente a través de los varios mecanismos que las navieras estarán implementando”, revela.

En Europartners Group, seguimos comprometidos a mantenerlos informados con los cambios dentro de la industria.

Compromiso Maersk

La naviera Maersk está considerando dos escenarios diferentes para los nuevos cálculos de tarifas.

  • Contratos de larga duración (más de tres meses):
    • Taxa de flete (freight rate)
    • Factor de ajuste de la fluctuación de los precios del combustible (Bunker Adjustment Factor – BAF*)
    • Low Sulphur Surcharge (LSS), en las Zonas de Emisión Controladas (Emission Control Area – ECA)
  • Contratos de corta duración (máximo de seis meses) y movimientos SPOT:
    • Taxa de flete (freight rate)
    • Environmental Fuel Fee (EFF)
    • Low Sulphur Surcharge (LSS), en las Zonas de Emisión Controladas (Emission Control Area – ECA)

* Ya está siendo aplicado desde 2019. Será revisado el 2020, con base en el promedio de los precios del combustible.

Asista al video completo para ver gráficamente el impacto de cada factor en los precios de Maersk, y los cambios en la fórmula de cálculo del BAF.

Básicamente, el BAF se calcula multiplicándose el valor promedio del combustible por un factor comercial (trade factor).

Por su vez, para calcular el factor comercial, en necesario dividir:

  • El consumo del total de toneladas de combustible

Por:

  • El total de contenedores movidos en un año.

Y multiplicar el resultado por:

  • El imbalance.

“El imbalance es la relación de los volúmenes en una ruta comercial determinada”, explica Sebastián Gómez, de Maersk. Es el tramo de la ruta comercial que tiene los volúmenes de contenedor más bajo, versus el tramo con los volúmenes más altos. “Realmente, es hacer una evaluación entre las importaciones, versus las exportaciones en los diferentes tránsitos marítimos que tenemos”, sigue aclarando Gómez.

Tenemos tres niveles de imbalance:

  1. Tránsitos balanceados
  2. Tránsitos desbalanceados
  3. Tránsitos muy desbalanceados

“Por ejemplo, de la costa del Pacífico de las Américas a Asia, sabemos que las importaciones de Asia predominan comparado con la exportación de la costa del Pacífico. Es más lo que importamos de China, que exportamos de México, por decir. Así, estamos hablando de un tránsito desbalanceado”, ilustra Gómez sobre el componente.

Para ver un ejemplo numérico, confiere la íntegra del webinar.

“Hoy en día, la flota de Maersk, por ejemplo, en las rutas Asia-América Latina, funciona con dos tanques; uno de ellos tiene el 0.1% azufre, y el otro tanque, el componente de 3.5%. Básicamente, en obediencia a la regulación de la OMI, Maersk dejará de utilizar el combustible 3.5% y se moverá a utilizar combustibles de 0.5% de sulfuro, que es más refinado, como comentamos anteriormente”, aclara Mauricio Molano, gerente comercial de Maersk, sobre el incremento en los costos.

Sebastián Gómez señala que es importante también tener en cuenta las revisiones en los precios de los combustibles, que afectan el BAF. Las revisiones eran trimestrales, pero el 2020, pasarán a ser mensuales, sobre todo por el cambio de combustible como consecuencia de las nuevas regulaciones.

Mauricio Molano aclara que, aunque sea posible hacer algunas previsiones, aún no sabemos cuál va a ser el costo del combustible de 0.5% de sulfuro, pues las productoras de petróleo aún no han confirmado sus precios.

Durante el webinar, Sebastián Gómez informó al público que, durante las revisiones de Maersk, si se identifica una variación en el precio promedio de los combustibles – sea al alza o a la baja – de USD10, se harán los cambios pertinentes. Si la variación es menor, se mantiene el BAF.

Environmental Fuel Fee (EFF)

Mauricio Molano señala que “probablemente, desde diciembre de 2019, se va a hacer la introducción de un recargo que se llama EFF, que pretende precisamente capturar el delta de cambiar de un combustible más barato (el 3.5% sulfuro) a un más refinado, de 0.5%”. Esa diferencia en el precio ya se reflejaba en los contractos de larga duración por el BAF.

Sebastián Gómez reitera que los clientes serán informados de la fecha exacta.

El costo del primer EFF a ser aplicado será calculado a partir del resultado de la diferencia entre el BAF del primero trimestre de 2020 (Q1 2020) y el BAF del último trimestre de 2019 (Q4 2019).

Maersk informa que solo habrá cambios en la tarifa EFF cuando el precio del combustible cambiar más de USD50/tonelada, comparado con el período anterior.

En el video completo del webinar puedes conocer las tarifas de otras navieras.

¿Dudas sobre transporte marítimo de cargas y otras modalidades? Siempre hay un consultor Europartners Group a tu disposición, para transformar tus sueños globales en realidad. Contáctanos.